Ambrose Bierce. “El club de los parricidas”

 Sin almidón en la camisa

Ambrose Bierce es uno de esos escritores en los que merece la pena detenerse para conocerle primero como personaje. Porque Bierce es el protagonista de “Gringo Viejo” la novela de Carlos Fuentes publicada en 1985 y que cuenta la historia de un escritor y columnista estadounidense que, cumplidos los setenta años, lo abandona todo y cruza la frontera mexicana para unirse a las tropas de Pancho Villa. Historia que se convirtió en algo más que una novela de éxito al ser llevada al cine por Luis Puenzo en 1989 y en la que Gregory Peck interpretó a ese “Old Gringo”. Pero con independencia de la versión de esa novela y su película lo cierto es que Bierce se unió voluntariamente a esa revolución para vivir así el último episodio de su vida. Decisión que él mismo explicó por carta a un familiar antes de partir rumbo a México: “Si oyes que he sido fusilado junto a un muro de piedra mexicano, por favor, entiende que esa es una buena manera de morir. Supera a la ancianidad, a la enfermedad o a una caída por las escaleras de la bodega. Ser gringo en México ¡eso es eutanasia!”. ¿Aventura temeraria, demencia senil, infelicidad y agotamiento vital o suicidio asistido? Los motivos que realmente le llevaron allí sólo Bierce los supo; el hecho probado es que en aquella revolución desapareció anónimamente en 1913 sin dejar una simple tumba a la que peregrinar para llevarle flores o escupir sobre su nombre. Su desaparición y muerte le convirtieron en leyenda, y antes que el escritor mexicano resucitara su recuerdo, su amigo H.P. Lovecraft lo hizo en su novela “El que acecha en el umbral” publicada en 1945.

Pero antes de ese final legendario y de que se convirtiera en un personaje de novela Bierce ya era en vida –como explica Jesús Aguado en el prólogo- uno de los mejores escritores de su época y un columnista de periódico independiente, temido y célebre. Amigo y admirador de Mark Twain, escribió una docena de libros; fundamentalmente de relatos cortos; y se le consideraba heredero de Edgar Allan Poe y Herman Melville.

La Editorial Traspiés, dentro de su colección de libros ilustrados Vagamundos, recupera con esta publicación al personaje, pero descubre también a un escritor poco o nada conocido en España. Un autor al que según el nuevo enciclopedismo electrónico se le debe considerar un cuentista de primer orden y al que debemos algunos de los mejores relatos macabros de la historia de la literatura. Y dentro de ese género de cuento de terror se pueden incluir las historias que componen este “El club de los parricidas”. Cinco relatos que tratan ese “homicidio calificado” que es el parricidio en todas sus posibles combinaciones: ascendientes y descendientes, directos y colaterales, y, por supuesto, entre cónyuges. Y la consumación de ese horrible crimen produce un rechazo inmediato o un escalofrío morboso por ese principio Freudiano de “matar al padre” que yo no he sentido nunca, pero que al parecer no resulta tan extraño. Supongo que los que en alguna ocasión juguetearon con esa posibilidad encontraran algo irresistiblemente atractivo en este “club”.

Los relatos de Bierce no son ejemplarizantes, no hay moraleja ni reinserción del delincuente. Todas las familias resultan lo que hoy se llamaría un “hogar desestructurado”, una cooperativa de borrachos, ladrones, mentirosos, estafadores o delincuentes que acaban matando/se por avaricia o como forma de ganarse la vida: “el negocio es el negocio”. Una curiosa mezcla de surrealismo desde la exageración y de realismo social determinista. Los relatos de Bierce son, desde luego, carne de psicólogo, pero la literatura no debe meter los pies en ese laberinto con acento argentino.

Y es que sus historias son brutales, salvajes; bestias como un cómic gore. En una combinación de “Gangs of New York” y “Oliver Twist” con música de Wagner. Asesinatos como una atrocidad artística, imágenes macabras, bestialismo que se diluye en un humor negro y disparatado: si sentía remordimiento no era por la muerte sino “por la gran insensatez que supuso haber echado a perder un negocio tan lucrativo”. Terror en el que hay un espacio muy importante para la demoledora y explícita crítica del sistema judicial y sus corruptelas, la mitad periodística del escritor: “Fui a ver al jefe de policía… El comisario era un asesino con un amplio historial. Después de elevar consultas al juez que presidía el Tribunal de Jurisdicción Voluble me aconsejó que escondiera los cuerpos en una de las estanterías, que suscribiera un sustancioso seguro y que le prendiera fuego a la casa”.

Lo que más sorprende en estos relatos es su lenguaje. Porque normalmente tendemos a imaginarnos aquella época (segunda mitad del siglo XIX) acartonada y rígida como el almidón de los cuellos de las camisas que se usaban entonces. Sin embargo Bierce usa un lenguaje directo, crudo, limpio, sin espinas, adornos ni rodeos. Eficiente como un carnicero que mientras parte la carne con un único corte limpio, sonríe y le guiña un ojo a la clientela.

         Ambrose Bierce. “El club de los parricidas”. 88 páginas. Editorial Traspiés. Libros Ilustrados Vagamundos. Granada, 2011. Ilustraciones de Pablo López Miñarro.

Anuncios

3 pensamientos en “Ambrose Bierce. “El club de los parricidas”

  1. No se si como todos, pero yo reconozco tener “lagunas” enormes en mis lecturas. Una de ellas es A. Pierce. Y te agradezco este post, ilustrativo y muy interesante, que me ha hecho colocar el libro reseñado en mi lista de autorregalos para la semana que viene, y al autor en la lista de “pendientes urgentes”. 😉
    Saludos cordiales

  2. Pingback: Ganadores del “Concurso para ilustrados” : Ediciones Traspiés

  3. Pingback: Ganadores de el “Concurso para ilustrados” : Ediciones Traspiés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: