Pablo Andrés Escapa. “Gran Circo Mundial”

Reseña publicada en la sección “Literatura” del suplemento dominical del Diario del AltoAragón, el domingo, 15 de enero de 2012.

http://www.diariodelaltoaragon.es/pageflip/pdf2zip.aspx?Fecha=15/01/2012&Paginas=0089&Descarga=0

Aluet

El circo y sus personajes es el escenario de “La noche”, la nouvelle de Antonio Soler, pero este “Gran Circo Mundial” de Pablo Andrés Escapa está más cerca de “El viaje a ninguna parte” de Fernán-Gómez. Más cerca de lo sórdido y miserable de la vida de los feriantes ambulantes por una España negra de entraña de secano y carretera comarcal que del color en cinemascope de “El mayor espectáculo del mundo” de Cecil B. DeMille.

Aldea de interior, lugar en el que el tiempo pasa con la costumbre de nunca esperar nada a la que llega un circo pequeño alimentado de su enorme mentira. Saltimbanquis, gente de los caminos; caravana minúscula que promete Fieras de los cinco continentes, fantasía dibujada en un cartel coloreado, una ilusión digna de entrar en una fábula: la de los mundos marchitos, la de las promesas esclavas de su propia leyenda.  Titiriteros que anuncian su llegada alterando la tarde de domingo pueblerina con su estridente megafonía y que se convertirá en algo más que una novedad al destrozar con un camión la esquina de un edificio al pasar por un estrecho callejón.

Y en juntar, reunir, enfrentar esa extravagante fantasía del circo y el universo cerrado de un pueblo anodino es uno de los méritos de esta novela. Dos mundos contrapuestos pero con un mismo destino: el ser un lugar y un espectáculo en decadencia; a la medida el uno del otro. Pueblo de tienda única y un solo bar que es el centro de su sistema solar; pueblo gris de rebaños y cosechas cada año más escasas al que llegan unos artistas extranjeros; exóticos nómadas de países lejanos. Expectación que acabará el día de la función convertida en decepción, patética mediocridad; espectáculo sin carpa, magia de tercera y en el que las fieras eran animales de corral y burla de paletos. Exotismo que se quedará en que era todo cuento.

Pero esta novela breve no es sólo el retrato, crudo y sentimental, de esos dos mundos; la imagen de esa esquina rota y sin arreglar que será la marca indeleble de algo que estuvo de paso; la desilusión de ese cuento consumado en una noche; el final trágico de la función, la muerte felizmente abortada; todo eso que se quedará en la memoria colectiva de un pueblo. El mayor acierto de esta historia agridulce está en enfrentar dos miradas diferentes sobre un mismo hecho y sus personajes: la práctica, cruel, realista e ignorante del adulto y la de la fascinación inocente de la primera juventud; esa edad en la que se fuman a escondidas los cigarrillos, se espía lo prohibido, se descubren secretos amargos y el amor imposible se esconde en gestos mudos, se graba con una navaja en el tronco de un árbol.

El lenguaje pone belleza y metáfora en el áspero escenario y en los sentimientos incipientes. Instantes poéticos se mezclan en la narración, la hacen lírica, pero en ocasiones rebuscada; como el minimalismo y el barroco confundiéndose entre líneas. Ampulosidad que se olvida en el poso de la poesía y la huella, la fábula vivida a esa edad en la que antes de convertirnos en miopes fatigados éramos capaces de creer en la ilusión de las mentiras.

Pablo Andrés Escapa. “Gran Circo Mundial”. 120 páginas. Ediciones del Viento. La Coruña, 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: