Diego Medrano. “Dejemos el pesimismo para tiempo mejores”.

Reseña publicada en el Diario del AltoAragón, el domingo, 29 de enero de 2012.

http://www.diariodelaltoaragon.es/pageflip/pdf2zip.aspx?Fecha=29/01/2012&Paginas=0088&Descarga=0

Tras la puerta verde

Aviso, como esos carteles de las puertas, que este ¿ensayo? de ¿crítica literaria? no es un libro para los que busquen orden y lógica. No es un frígido manual de teoría literaria sino un animalario; una alucinación basada en hechos reales; un diccionario sin orden alfabético; un diario de lecturas, venenos y antídotos; una colección de citas y biografías punzantes; resurrección de locos y cuerdos, infierno y purgatorio del arte. Podríamos sustituir la adormidera de muchos de esos manuales por su excéntrica libertad. La vitrina y su hermetismo por el fuego de su lanzallamas. Medrano escribe sin carnet de manipulador de alimentos; sus diálogos son navajazos, peleas de boxeo sin guantes, conversaciones imposibles; información y alucinación, erudición y subversión. Libro que guardaré con más de un párrafo de cada uno de sus treinta textos subrayados; con multitud de banderitas de colores profanando sus páginas, señales, marcas para un necesario camino de vuelta. Libro de referencias, río revuelto, coto de caza y pesca. Galería de anzuelos que obligan a teclear en cada capítulo nombres en Google para descubrir un autor desconocido y un libro intonso. Lista de la compra, artículos de primera necesidad. Martirologio civil de la literatura y sus poseídos, libro gremial, metatexto, juego literario. Libro que produce efectos primarios y secundarios, ansiedad, tentaciones suicidas, tarjeta roja a nuestra esforzada mediocridad. Examen de conciencia para los que alguna vez nos hemos creído ¿escritores? o ¿críticos literarios? Granada de mano, carta bomba, horma para nuestro zapato de enano.

Y es también un exceso, un abuso. Porque echo de menos en Medrano el término medio y su clarividencia. Ese hablar de literatura sin ser uno de sus funcionarios pedantes ni un lector de hipermercado. Ni jeroglífico ni chóped. Ese terreno de nadie del lector autodidacta que busca y quiere saber, pero que no se examina para cátedra ni habla el dialecto, críptico y cerrado, de sus tesis y doctorandos. Trampa del lenguaje abrumador que deja la interrogación y el complejo –como un estigma- de ignorante plebeyo.

Declaro mi inutilidad para llegar a un análisis más profundo. Pero también declaro mi rendición ante la belleza de la poesía sin versos y  narración sin trama de Medrano. Si tuviera que elaborar una teoría diría que su prosa está más cerca del sinsentido hermoso de la poesía; del gesto provocador, del –citándole- desorden revelador de los surrealistas, enumeraciones caóticas, collage verbal, yuxtaposiciones de imágenes, referencias musicales, pictóricas, literarias y cinematográficas en mitad de sus obras; del Art Brut de la colección de Jean Dubuffet. Demente o genio. O ambas cosas al la vez. Locura que resulta necesaria, liberadora, oxigenante, anfetamínica. Porque de vez en cuando se hace necesaria la borrachera, la desinhibición, la desmedida; perder el miedo al ridículo. ¿Cuál es la conclusión? ¿Debe haberla? ¿La necesitamos? Diego Medrano es, en parte, como nos gustaría ser y no nos atrevemos: irreverente, loco, genial, maldito, libre y valiente. Al menos nos queda el consuelo de leerlo.

Diego Medrano. “Dejemos el pesimismo para tiempo mejores”. 201 páginas. Ilustraciones de Miguel G. Díaz. Editorial Pez de Plata. Asturias, 2010. 

Anuncios

Un pensamiento en “Diego Medrano. “Dejemos el pesimismo para tiempo mejores”.

  1. You actually make it seem so easy with your presentation but I find
    this topic to be actually something that I think I would
    never understand. It seems too complex and very broad for me.
    I am looking forward for your next post, I’ll try to get the hang of it!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: