Xosé Manuel Pacho. “La lluvia del mundo”

Demasiadas abstracciones

Esta novela ganó en el año 2007 el XIX Premio de Narrativa Torrente Ballester en lengua gallega. Ahora la Editorial Funambulista publica esa “A choiva do mundo” por primera vez en castellano. Y lo primero que haré será llevarle la contraria a Ángel Basanta que la considera “una obra literaria de primerísima magnitud”. Es, desde luego, una obra tremendamente original, realmente insólita y estéticamente brillante; pero no tanto como para ganarse esa calificación superlativa.

Dejándome llevar por la apariencia en un primer momento la situé en la órbita de la literatura nocilla: la fragmentación, la temática interdisciplinar, y el todo como cuerpo híbrido, como collage. Pero corto no es lo mismo que recortable y en “La lluvia del mundo” cada parte forma su propio ecosistema narrativo completo e independiente. Xosé Manuel Pacho ha creado ya desde la introducción una impostura verídica, una suerte de caja de Pandora en la que caben la novela y sus múltiples formatos, piezas teatrales, relatos, poesía, artículos periodísticos, crítica literaria, el guión de un cortometraje, un diálogo por capítulos, un microrrelato en un post-it, biografía, metaliteratura, un diario, una larga carta al director, una sinfonía literaria con obertura, primer y segundo movimientos; las viñetas de un cómic y un off picture, una narración fuera de plano. Todos diferentes y todos escritos por él.

Su capacidad, ese espectacular ejercicio de narrador múltiple y polifacético, resulta sin duda extraordinaria y admirable. Genial mezcla de lo onírico y lo real en unos textos mayoritariamente urbanos en los que sus protagonistas se preguntan de forma obsesiva sobre el sentido de la vida y la felicidad, su complejidad y sencillez, y la permanente presencia del amor y su ausencia.

Xosé Manuel ha decidido salirse de lo convencional, ha decidido apostarlo todo a su arrolladora e intensa voz personal. Pero esa férrea voluntad reduce la fábula a la miniatura, a difuminarse dentro del texto. La música es buena; muy buena en muchos relatos, pero la letra no se entiende. Demasiada abstracción, demasiadas páginas que se ahogan en discusiones filosóficas; demasiada metafísica, teórica y retórica; demasiada oscuridad. Y eso causa desafección, distanciamiento en el lector. Una genialidad que unas veces produce una narración poética y creativa y otras un lenguaje de un planeta lejano y críptico. Energías separadas. La musicalidad conmovedora, el vértigo de las sensaciones, la embriaguez de la sintaxis y el léxico no bastan. Muchas veces realmente hermosa, pero otras muchas también narrativamente antipática.

Xosé Manuel Pacho. “La lluvia del mundo”. 279 páginas. Traducción de Susana Gómez Vázquez. Editorial Funambulista. Madrid, 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: