Fernando San Basilio. “El joven vendedor y el estilo de vida fluido”

Mi cámara y yo

Uno se esfuerza en estar al tanto de leer a los nuevos y recomendados autores de la literatura contemporánea y a veces se alegra de no tener delante un espejo en el que contemplar su cara de estupefacción. La literatura tiene estas cosas. Hay días buenos –incluso muy buenos- y hay otros en los que se te queda complejo de analfabeto que no está a la moda porque no entiendes que lo más moderno y trendy sea salir a la calle en pijama.

Y es que la atractiva idea con la que se vende este producto es que “El joven vendedor y el estilo de vida fluido” es una novela que se burla con ironía y humor de los libros de autoayuda. Y con ese cebo muerdes el anzuelo porque tú nunca has leído un libro de esos y sientes verdadera curiosidad porque alguien haga una crítica de esos manuales que consideras un fraude y sin embargo se publican y venden a millares.

Fernando San Basilio inventa un libro de autoayuda y crea un personaje que cree que siguiendo las claves y pautas que le dicta por escrito ese gurú su vida va a cambiar por completo. Israel, el protagonista, es un ingenuo; pero es cierto que igual que él muchos viven (vivimos) deprimidos, desorientados y buscando consejos y respuestas, y que un libro de autoayuda es más barato que veinte sesiones con un psicólogo y desde luego mucho menos traumático que reconocer públicamente que tu vida es absolutamente gris y la felicidad una maldita utopía.

Pero además esta novela tiene otro aliciente: el escenario en el que transcurre es un lugar conocido: “La Vaguada”; un centro comercial que posiblemente sea el más antiguo de Madrid (se inauguró en 1983) y que al mismo tiempo –como todos los centros comerciales- produce vértigo y resulta inevitablemente útil. Un símbolo de nuestra vida actual. Un lugar que es en si mismo un ecosistema artificial en tres plantas al que los adolescentes van a ligar, los humanos de mediana edad a comprar, consumir su ocio y refugiarse los días de lluvia, frío y calor, y otros de la misma especie a trabajar de lunes a domingo.

Y si bien es cierto que San Basilio acierta a reflejar muchos aspectos de nuestra vida corriente dentro y fuera de ese escenario claustrofóbico y deprimente: la rutina de un trabajo y una existencia monótona y sin perspectiva, y las relaciones humanas y todas sus mutaciones -amistad, timidez, inseguridad, frivolidad, conformismo, ensoñación erótica, decepción, egoísmo y mudanza- con una literatura inteligente que deja al lector la interpretación por si mismo de todo ese mensaje, creo que lo hace siguiendo un método que no produce el efecto deseado.

Yo no soy de los que cree obligatorio que en una narración “deba pasar algo”. En esta novela los acontecimientos son planos, insulsos, triviales, porque nuestra vida es así: mediocre y vulgar; pero el problema está en el enfoque, en la óptica, en la forma elegida para contarlo. Porque San Basilio ha convertido a la literatura en una cámara, en un reproductor de imagen y sonido que unas veces es de alta definición pero otras una película aburrida y soporífera y con un final que no se sabe si es parodia, secuela o hijo bastardo de Matrix. Y ese método hace que leer esta novela sea como ver una tarde de Gran Hermano o un reality en la televisión. Porque San Basilio al convertir lo narrativo en una mera transcripción de la realidad está retransmitiendo imágenes precisas y verídicas sí, pero hace de la literatura algo banal y hueco que produce un frío distanciamiento en el lector que acaba en mirada de telespectador indiferente. Es como ver un documental de la dos a la hora de la siesta. La leona caza y devora a la cría de la gacela. Es trágico, sangriento incluso, pero no sentimos nada. Lo contemplamos como algo real pero que no nos afecta.

Fernando San Basilio. “El joven vendedor y el estilo de vida fluido”. 142 páginas. Impedimenta. Madrid, 2012. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: