Luis Buñuel. “Mi último suspiro”

Reseña publicada en la sección “Literatura” del suplemento dominical del Diario del AltoAragón, el domingo 21 de octubre de 2012.

http://www.diariodelaltoaragon.es/SuplementosNoticiasDetalle.aspx?Sup=1&Id=773933

La memoria de un mito y un hombre.

Para conmemorar el treinta aniversario de su primera edición en 1982 en Francia y España la editorial Mondadori ha tenido el acierto de publicar en su colección Debolsillo “Mi último suspiro”, las memorias de Luis Buñuel.

Leí este libro por primera vez en 1996, y ya entonces me resulto absolutamente fascinante. Y ahora una segunda lectura me confirma esa primera impresión; pero también que los libros cambian con la vida; que no es lo mismo leer un libro con menos de treinta y volverlo a leer con más de cuarenta; que antes subrayabas y te interesaban especialmente unos aspectos y ahora hay otros que te llaman la atención. Que ahora te fijas más en el hombre y sus debilidades que en el mito y su nombre. Más en tratar de comprender que en admirar.

Porque te das cuenta de que los seres humanos, por lo general, son producto de la época que les tocó vivir, y Buñuel no fue una excepción a esa norma. Y es que en éste “último suspiro” estamos leyendo y conociendo la memoria de un hombre que nació con el siglo (1900) y que vivió las décadas más vertiginosas e intensas de la historia moderna en varias ciudades, países y continentes. Toda una vida en la que descubres, etapa tras etapa, la infancia y juventud, la conciencia, la guerra, el fracaso, la madurez, el éxito y la vejez. Su evolución, sus mudanzas, su largo, apasionante y excepcional camino de un lugar a otro a base de fortuna, corrientes artísticas, relaciones, trabajo, constancia y genialidad.

Porque Buñuel, a pesar de –o precisamente por eso- sus escándalos y provocaciones, su compromiso y distanciamiento, su nihilismo y vehemencia, su reflexión y subjetividad, su fidelidad e incoherencia, por todas sus muchas contradicciones, es un personaje que a nadie deja indiferente y merece la pena descubrir. Porque con él conoceremos al burgués provinciano que tuvo la suerte de pasar por la Residencia de Estudiantes para hacerse vanguardista y ultraísta de la generación del 27, al cineasta surrealista y revolucionario de París al que su madre le dio el dinero para hacer su primera película y que pasó sin pena ni gloria por Estados Unidos y que hizo películas alimenticias en México antes de alcanzar el Óscar y la fama y reconocimiento mundial.

Pero además del mito también conoceremos al hombre que hace una lista de lo que le gusta y aborrece; que recuerda a su familia, Calanda y sus tambores; sus gamberradas y bromas de estudiante en Madrid, de Las Hurdes, esa tierra sin pan; de bares, alcohol y tabaco; de su ateísmo; del amor, la muerte y el sexo; de los sueños y ensueños; de la parte subterránea, imaginativa e irreal de la vida; de lo irracional y el poder de la imaginación; todo lo que le contó a su amigo Jean-Claude Carrière durante dieciocho años y se convirtió en este libro que se publico un año antes de su muerte.

Con este “último suspiro” conoceremos el autorretrato personal e imperfecto de una vida. “El retrato que presento es el mío, con mis convicciones, mis vacilaciones, mis reiteraciones y mis lagunas, con mis verdades y mis mentiras, en una palabra: mi memoria”.

Luis Buñuel. “Mi último suspiro”. 327 páginas. Random House Mondadori. Debolsillo. Barcelona, 2012. Traducción de Ana María de la Fuente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: