Pablo Gutiérrez. “Nada es crucial”

Reseña publicada en la sección “Literatura” del suplemento dominical del Diario del AltoAragón, el domingo 4 de noviembre de 2012.

http://www.diariodelaltoaragon.es/SuplementosNoticiasDetalle.aspx?Sup=1&Id=776465

Con estilo propio

En los pueblos sentimos atracción por los veraneantes de la capital y los feriantes. La vida multiplicada por mil de la ciudad, la vida nómada de las carreteras; su posibilidad de escapar al llegar septiembre. En el oriente pobre los nativos se visten como los europeos: sus camisas, sus zapatos, sus iPhone 3G y sus coches alemanes. Y los occidentales, residentes temporales, se disfrazan seriamente con los trajes típicos de los nativos.

Nos seduce lo diferente y en literatura sucede lo mismo. Estamos cansados de oír la misma música, repetir el mismo baile con ligeras variaciones en la coreografía. Pensamos que no es posible otra cosa y nos resignamos al prêt à porter, por eso caemos rendidos ante Pablo Gutiérrez y su literatura a contracorriente. Pablo es lo nunca visto y oído. El chico de la capital que llega a la aldea manchega, la sueca en bikini en el pueblo de pescadores; el perro verde de la literatura. Pablo tiene esa maldita cosa que se llama estilo propio y los paletos envidiamos. Pablo dinamita lo convencional, hace posible la –hasta ahora imposible- simbiosis entre la lírica y la narrativa. Un poema que es una novela. Una novela con el ritmo, la banda sonora de unos versos superpuestos en rima asonante.

Pablo nos deja magullados y boquiabiertos ante la belleza rotunda, original e hiriente de su forma de contar, describir, hacer ver. Su poesía de carne y hueso en sesión continua. “Nada es crucial” es la tormenta en un escaparate. Es el escenario salvaje de un descampado y un piso de dos habitaciones. Es meter la cabeza dentro de esos lugares que, por miedo, siempre miramos de reojo. Una cueva del extrarradio, el hijo de dos yonquis, Mowgli sin cuento en una selva de cemento y basura que es adoptado por dos apóstoles y un mesías de un nuevo ejército de salvación. Es la historia de Magui, niña herida por un abandono que se hace mujer con la única compañía de la soledad y su extraordinaria belleza. Dos flores pisoteadas entre el estiércol que renacen en un “Mundofeo” que es el nuestro y que sobreviven a las patadas ajenas y a las tormentas propias y consiguen salvarse mutuamente de su desamparo al encontrarse respondiendo a su “Save Our Souls” en código morse.

“Nada es crucial” no es una lectura fácil. Es un libro que nos deja un intenso sabor dulce y amargo y que no es recomendable para los paladares que gusten de la literatura de autobús o tumbona en la orilla. Un texto que rompe con los esquemas y juega con los principios teóricos de los manuales de cómo debe escribirse una novela. Una larga poesía neorrealista de desafecto y amor que produce adicción.

Y a pesar de la admiración queda también la duda. El pasarse de frenada, la dificultad de medir las distancias. La borrachera de palabras que nubla la clarividencia. El exceso de pólvora y belleza, la poesía incrustada en la narrativa fagocitándola, devorándola como un Saturno hambriento. La duda de ser un estilo más adecuado y que da mejor resultado en la distancia corta del relato. La absoluta seguridad de que no dejará indiferente.

Pablo Gutiérrez. “Nada es crucial”. 248 páginas. 3ª edición. Lengua de Trapo. Madrid, 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: