Paul Auster. “El cuento de Navidad de Auggie Wren”

img822

Reseña publicada en el Diario del AltoAragón, el domingo 16 de diciembre de 2012.

http://www.diariodelaltoaragon.es/SuplementosNoticiasDetalle.aspx?Sup=1&Id=783905

Pequeño y valioso regalo

Yo no soy de los que recomienda o apadrina. Ni siquiera estas líneas las considero algo más que una simple opinión. Pero ahora que se acerca la Navidad me atrevo a hacer una sugerencia. Algo sencillo y pequeño, pero artístico. Como hecho a medida.

Algunas cosas se pierden; otras, curiosamente, se recuperan. En mi familia, cuando llegaron los nietos, mis padres decidieron rescatar la tradición de “La Tronca de Navidad”. Resulta entrañable la credulidad de los niños en la magia. Y aunque recuperada, la Tronca de este siglo XXI ya no trae turrones y vino blanco, ahora son regalos pequeños de poco valor económico y siempre inesperados, fuera de cualquier carta o lista. Aunque yo resulto completamente previsible y nada original. La Tronca siempre regala libros.

Y así me encuentro con este “El cuento de Navidad de Auggie Wren” de Paul Auster, publicado por Booket, la colección de bolsillo, que reúne todas las condiciones de tamaño, temática y calidad que lo hacen perfecto para la sencilla magia de La Tronca.

Porque tiene la parte de objeto artístico, de libro editado con alma: tapa dura, lomo en tela, buen papel y además ilustrado. Un cuento breve que es el embrión de la película “Smoke”, dirigida en 1995 por Wayne Wang, y de la que Paul Auster escribió el guión. Un relato del que salió una película y que sirve, de nuevo, para reivindicar esa relación subordinada y pocas veces reconocida de la literatura respecto al cine y que la mayoría desconocen. Un cuento breve que además de reunir las condiciones de ser algo más que un simple libro contiene diferentes historias relacionadas con la fotografía y el oficio de escribir. Algo que para mí lo hace todavía más especial. Porque cada uno tenemos nuestras debilidades, pero en el caso de coincidir con una de las mías: la fotografía, hacen de esta historia y su original idea algo que nos enseña a ver lo que una imagen guarda. Y es que Auggie Wren lleva haciendo desde hace doce años una fotografía de una esquina de Brooklyn a la misma hora. Trescientas sesenta y cinco fotografías que aparentemente son la misma. “Todo el proyecto era un monótono ataque de repetición, la misma calle y los mismos edificios una y otra vez, un inacabable delirio de imágenes redundantes”. Miles de fotografías que pasar sin ver ni entender. Y descubrir que si miras con detenimiento, si prestas atención, verás pasar el tiempo –natural y humano- y sus variaciones atrapado en una esquina del mundo. Un relato breve que trata la angustia del escritor al aceptar escribir un cuento por encargo sobre la Navidad para el que no se le ocurre nada y cómo su amigo Auggie le salva contándole una historia entre la compasión de una buena obra y el remordimiento de una mala acción; que habla de la mala y buena suerte, de las mentiras e ilusiones y de un deseo que se cumple. “Mientras haya una persona que se la crea, no hay ninguna historia que no sea verdadera”. Y la Navidad es el tiempo perfecto para creer después de dar por cierto que de un tronco de madera salen pequeños y valiosos regalos.

Paul Auster. “El cuento de Navidad de Auggie Wren”. 36 páginas. Ilustraciones de Isol. Booket. Seix Barral. Barcelona, 2012.

Isol. Ilustradora argentina.

http://www.isol-isol.com.ar/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: