Manuel Chaves Nogales. “Juan Belmonte, matador de toros”

img827

Reseña publicada en la sección “Libros” del Diario Siglo XXI, el viernes 11 de enero de 2013.

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/94316/ju-vaca

 ¡Ju, vaca!

Los libros suelen atraernos por razones objetivas y subjetivas. En este caso lo objetivo es la figura de Manuel Chaves Nogales; a quien descubrí el año 2004 cuando la Asociación de Libreros de Viejo publicó su “A sangre y fuego” con motivo de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Madrid. Desde entonces –y sobre todo desde hace unos años- se ha reivindicado su nombre y reeditado su obra literaria. Y antes de ese justo redescubrimiento la única de sus novelas que sobrevivió a su muerte y olvido y que todavía aparecía en las librerías de viejo y se reeditaba –la primera edición en “El libro de bolsillo” de Alianza es de 1970- era esta biografía de Juan Belmonte. Novela que se publicó en 1935 y que por su éxito -se llegó a traducir al inglés- le permitió a Chaves Nogales encontrar trabajo como periodista en el Evening News al llegar a Londres en 1940 huyendo de la Francia ocupada y antes del Madrid republicano.

Chaves Nogales es un claro ejemplo de aquella Tercera España que no pudo ser. Pero además de sus novelas sobre la Guerra Civil están esas otras que nos muestran al periodista que dejó testimonio de la actualidad política y social de su tiempo y que ha conseguido superar la inmediatez de la noticia y su condena a la hemeroteca mezclando a partes iguales la buena narrativa y el reportaje periodístico. El Chaves escritor supo ir más allá de la novedad y el asunto de moda. Los temas de sus novelas tratan del presente con vocación de permanencia; una crónica, una experiencia humana –propia y ajena- que resistirán el paso del tiempo y servirán en el futuro para conocer y entender el pasado.

Y al contrario de lo que se hace hoy alabando al famoso de ocasión de usar y tirar; Chaves nos presenta a Juan Belmonte, un personaje sin vanidad en el que hay un transfondo y una enseñanza, un ejemplo sin fecha de caducidad. Porque setenta y siete años después de su publicación esta biografía suya se lee con asombro y auténtica admiración. Una vida que es forja, superación y ambición; duda, sinceridad y éxito, fracaso y fortuna y al mismo tiempo una novela picaresca y costumbrista.

Y las razones subjetivas de elegir este libro están en el interés y la curiosidad por la referencia indirecta que otros han hecho del personaje y una personal manera de rebelarme. Porque Belmonte aparece citado en muchos de los libros que he leído que retratan una época por la que siento una irracional atracción: el Madrid de principios de siglo XX; pero antes de llegar a ese “Madrid pintoresco” me encontré con una Sevilla que Chaves y el torero compartieron: “Ya ha surgido el gran edificio de las pañerías inglesas y aun hay al lado un ropavejero; todavía no se ha ido el memorialista y ya está allí empujándole a morirse la cabina del teléfono público; los quincalleros con sus puestecillos ambulantes disputan la calzada a los raíles del tranvía; los carros de los entradores del mercado llevan a su paso moroso a los automóviles que vienen detrás bocineándoles inúltimente”. El magistral y literario retrato de una sociedad que se transformaba y una ciudad que cambiaba de siglo y que en sus calles crecieron los dos. Un barrio –Triana- en el que Belmonte “jugaba al toro como jugaban entonces todos los niños de mi edad, los mismos que hoy juegan invariablemente al fútbol”. Una primera juventud, una “época heroica”, en la que hizo pandilla con unos “toreros chiflados, gente de una imaginación exaltada que iba a la torería como una aventura novelesca”, un grupo de “anarquistas del toreo” con los que iba por las noches a las dehesas a torear desnudos a la luz de la luna.

Una parte que me resultó mucho más interesante que la anhelada crónica de ese Madrid de bohemia y fonda en la que vivió Belmonte rodeado de una “humanidad pintoresca y atrabiliaria” y que era “la casa más disparatada del mundo” y en el que en el Café de Fornos y su tertulia conoció e hizo amistad con “el escultor Julio Antonio, Romero de Torres, don Ramón María del Valle-Inclán, Pérez de Ayala, Enrique de Mesa y Sebastián Miranda”.

Y la otra razón subjetiva en el interés por leer la biografía de un torero es la de llevar la contraria. No soy aficionado a los toros –Chaves Nogales tampoco lo era- pero me fastidia que unos con una evidente hipocresía los hayan prohibido parcialmente y que otros pidan su prohibición. Que unos y otros no nos dejen la libertad de elegir. El que quiera que vaya y el que no que se quede en su casa.

A todos los que no sufran de rabia antiespañola y a los que les guste provocar y epatar a los prohibicionistas les aconsejo leer esta biografía aunque no sean aficionados a los toros . En ella descubrirán a un personaje realmente fascinante. A un torero que fue una “rareza”, alguien que no fue a la escuela más que de los cuatro a los ocho años y que “leía en el tren, en las posadas de los pueblos, en las enfermerías de las plazas y hasta en los calabozos”. La historia del hijo de un miserable quincallero que pasó hambre y llegó a pedir limosna por los caminos antes de triunfar y conocer el halago y tormento de la popularidad y el bienestar económico; que fracasó muchas veces y se levantó siempre, que dudó y tuvo miedo, disfrutó toreando; viajó por casi toda Hispanoamérica y conoció la plena felicidad haciéndose ganadero y viviendo en el campo.

Manuel Chaves Nogales. “Juan Belmonte, matador de toros”. 409 páginas. Epílogo de Josefina Carabias. Alianza editorial. Madrid, 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: